Experto en Marketing Online y Posicionamiento Web – Aguascalientes

La tecnología ha cambiado nuestra forma de vida. La posibilidad de hacer las cosas desde casa, la comodidad de no tener que ir a otro sitio, el poder asegurar una productora de televisión local para todos los eventos de tu ciudad, todo esto nos cuesta dinero. Además, no es como cuando compramos los primeros ordenadores, cuando teníamos mucho tiempo y nos quedaban millones de minutos en las que pasar. Ahora, la vida ha caído en un espacio artificial donde se comportan como en una especie de vórtice de John Snow. El estado de la nueva economía es inestable, donde nos hundimos en una burbuja financiera que amenaza con despeñarnos y la caída masiva de los mercados ya no nos cuesta tanto. Nuestro tiempo ha cambiado, pero no sólo por la tecnología, sino también los hábitos y las neurosis que heredamos de la era f*ck-si-fnord. ¿Puedes ser el capitán de tu propia nave? ¿Puedes hacerte cargo de tu vida y lograr una mejora? ¿Puedes posicionarte en el mercado laboral o la educación? ¿Crees que estás lo suficientemente preparado? La respuesta está en tus manos… o tal vez, en las de los mercados, ya que hemos entrado en un nuevo periodo de la historia económica, un periodo que se caracteriza por la inestabilidad y el caos, la mayoría de las veces, disfuncional. En este sentido, necesitas ser un buen experto, un consejero y un buen negociador, y éstos valen la pena que te hagan. Esa es la intención de este artículo, brindarte consejos y herramientas para prepararte mejor para esta nueva economía.

Primer Consejo

Es mejor ser objetivo en cuanto a tu plan de empresa. Antes de iniciar tus estudios de posicionamiento web o online marketing, debes tener en cuenta que existen muchos competidores que te querrán dar la talla. No te compliques la vida, que ya es difícil, sino que intenta ser una buena y objetiva persona y estudiar la economía de una manera científica. El problema con muchos que inician en esta área es que se pasan la vida buscando clientes, logrando afiliados y acumulando ganancias, pero sin estudiar la teoría de la conversión digital o del poder para el futuro de la nueva economía. Por eso, te sugiero que antes de entrar en el mercado debe aclarar lo siguiente:

  • La finalidad inicial (y última) de su empresa;
  • La forma en que va a operar;
  • La estrategia que seleccionará para lograr sus objetivos;
  • Sus fuentes de financiación y cómo las va a utilizar;
  • Y, por supuesto, las características del producto o servicio que va a ofrecer.

No obstante, esta lista de preguntas puede ser muy útil y te ayudará a tener una idea más clara de qué es lo que quisieras hacer y con quién. Es mejor ser objetivo, ya que, como sabes, el efecto se repite. Si tienes buenos planes y objetivos, consejos de mercado, marcas y fondos de financiación a tu disposición, vas a llegar hasta donde quieras en el desarrollo de tu negocio sin mayores estupdades. Por ejemplo, a lo largo de mi carrera en f*ck-si-fnord, nunca fui objetivo, siempre me compliqué las cosas y, por eso, nunca logré demarcarme un buen mercado. Intenté ser cuidadoso, pero no fui capaz de serlo por dentro (aunque tal vez intenté serlo externamente). Por eso, si le gustaría hacer negocios con usted otra vez, le sugiero que espere otra vez. Tal vez, en lugar de aprender a ser objetivo, puede aprender a ser más agresivo, a trabajarlo todo y a desafiar letones.

Segundo Consejo

No te olvides de los cuatro criterios básicos que debes tener en cuenta en la aplicación de la neurociencia de Maslow en la organización de tu oficina (porque, como sabes, todo empezó con una oficina). Si vas a emplear a personas junto a ti, debes establecer hábitos y normas que las guíen en la labor y hagan de tu oficina un lugar más amable en el que trabajar y estudiar. Esta es la función del manager; él o ella debe establecer y mantener un ambiente correcto dentro de la oficina (aunque, digamos, esto no significa que los empleados no estén más que en formación, sino que ellos deben estar capacitados y preparados para cumplir con tu estrategia y objetivos).

Dado que la organización y la gestión de la oficina revolven en torno al ordenador, debes asegurar que esté precisamente. Esto significa obtener y aplicar programas de ordenador correctos, diseñados adecuados y con la velocidad adecuada. Como antes hiciste tú mismo, debes pensar en qué hacen las personas que trabajas con y para ti y, por supuesto, asegurarte de que esté el ordenador adecuado. Todo esto te ayudará a superar el dilema que planteas en el primer consejo.